BARACK OBAMA y el mundo (la sociedad americana) de hoy

(Este articulo fué escrito el 21 de julio de 2008, cuando vivia en Haigh street, San Francisco. La intención era pulbicarlo en una revista pero al redactor jefe no le gustó o algo. Aprovecho ahora para hacerlo público)

Todos estaremos de acuerdo que en el mundo en el que vivimos parece reinar el sin sentido en pro del capitalismo y las grandes corporaciones. El planeta se muere a golpes de escabadora y bombas. El petróleo sube pero eso no evita que la producción de automóviles se dispare año tras año. Miles de aviones surcan nuestro cielo dejando atrás una estela de gas consumido. Las guerras ya no son en pro de este u otro valor. Ni tan siquiera es válida ya la conquista de otros imperios. Ahora mandan el dólar, el euro, la libra y el yen. Internet ha hecho que la información hasta ahora local se volviese algo universal. El humano intercambia conocimientos de oriente a occidente, las diferencias raciales se hachicán al exponerse esos detalles que nos unen a lo largo del globo: el hambre, la miseria, el dolor y ese amor que solo surge en las condiciones mas difíciles. Queremos ser solidarios protestando por todo el planeta en contra de un guerra que sabemos injusta y lo hacemos porque tenemos fé en la raza humana. EE.UU., que durante los últimos cincuenta años nos dio el patrón a seguir, se tambalea junto con su economía. El país de la libertad y que fue refugio de tantos inmigrantes descubre un rostro amargo de injusticia e hipocresía detrás de esa mascara que es el sueño americano. Su pueblo, cansado de ser visto como salvaje por todo el globo, pide un cambio. En los sesenta Kennedy respondió al grito de un pueblo que exigía libertad, paz y justicia. Eso fracasó. Mataron el sueño. Cayeron todos los revolucionarios dando paso al poder autoritario de la sociedad de bienestar y el estado policial. El mundo se lo traga hasta que descubre que ese bienestar prende de un hilo tan fino y frágil como es el de la economía mundial. América esta cansada de no saber lo que está pasando y necesita  un nuevo JFK que les de esperanza.

En los ochenta una forma de rebelión sacude las calles de Nueva York para hacerlo veinte años mas tarde por todo el planeta. El hip hop invade las sociedades de las cuales se nutre y por las que existe. Sin capitalismo, sin la exaltación de la imagen que traen las nuevas tecnologías, no tendría sentido. Todos quieren ser alguien y expresar su voz. Lo que era un movimiento  mayoritariamente negro cruza barreras y se vuelve blanco, amarillo, rojo, conforme es aceptado. Esa juventud que antes hubiese aceptado a Elvis como un ídolo blanco empieza a reivindicar la “negritud” de sus orígenes. La moda ya no la marcan ni James Dean ni Clarck Gable. Los nuevos ídolos son Snoop Dogg, Michael Jordan o Will Smith. La cultura afroamericana ha tomado las calles y las ciudades: los pueblos del sur que emigran hacia el norte forzándolo a aceptar otra realidad hacen del hiphop su forma de expresión. El mundo cambia pero los estados, como siempre, siguen un paso por detrás de su gente. Ahora les toca aceptar otros conceptos y aprender nuevas vías para no perder el poder. Los padres del capitalismo tiemblan ante la nueva realidad y necesitan reformarse. Lo viejo está obsoleto y la gente pide sangre fresca y joven para poder creer de nuevo en el sistema. La cruzada en pro del Cristianismo y la idea de una sola religión no tiene sentido en un mundo globalizado en el que el musulmán ya no es esa extraña amenaza lejana de antes, se ha vuelto nuestro vecino, frutero, nuestro cocinero. Las opciones para tomar las riendas del cambio son bien claras: la mujer de un ex-presidente con antecedentes o un afroamericano hijo de inmigrantes de imagen joven y actual, parecida a la de los nuevos ídolos. Una imagen diciendo Adelante, que con solo su presencia ya demuestra un cambio y que cuenta con la simpatía de la juventud, llenando camisetas, chapitas y banderas. El afromamericano ya no se muestra como algo peligroso o inferior. Se ha vuelto una realidad con la que conviven la mayoría de las ciudadanos Norteamericanos gracias al hip hop, la MTV y las producciones de Hollywood. La esperanza de todo el globo esta puesta en un cambio radical y en el estandarte dice Obama. Parece ser que el sueño de Dr. King se va a hacer realidad. A no ser que las apariencias engañen.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s