Musas no me faltéis

No sé que hacer, la verdad, si compararme con Bolaño o compararme con el apelativo que salía en su tarjeta: vago. Tal vez con los dos: escritor y vago, y hacerlo completo. ¿Soy poeta? Tengo que pensarlo,… en vez… tengo q hacerlo. Nadie más entenderá esta caligrafía mas que su autor. Autor de crímenes de lenguaje, a las normas, a lo escrito que es vida. Me inspira un ritmo caliente como para hacer un baile, de amor y romance, de platónicos que me llegaron a romper por la mitad. (No sufrir por un osito de peluche tumbado a mi vera cantando canciones absurdas).
Aquí también hay bohemia. És tal por necesidad, ni por vehemencia ni por vanidad. Tan crudo que se podría llamar “tartar” y, a pesar de ello, aún pensamos que aderezándolo con un poco de salsa valdría la pena. Baila y come. Come y baila. (Digan lo que quieran que el adolescente rebelde se puede manifestar como un Baudelaire rapero si le apetece). El tiempo se entremezcla en tintas atemporales que agarrarán de emboscada al papel. Dejadme que os diga que soy poeta, por todo aquello que elegí no ser o de lo que me cansé. Ojos y manos o yo que sé, ponle tú el nombre, cualquiera que sea tu historia, tu mentira de historia.
Que bien me siento con ello. Imperfecto.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

iWritte

I’m writting in the iBook. “I” is the first letter I writte.

I’ve been working on the iPhoto with those shots I took on the iPhone.

iKitchen…

                   … iCup

                                 … iPeople

                                                    … iLife

iGo to the iStore and iBuy few iThings

Eat them

I.

 

 

 

Kill the Ego.

Publicado en Poestrya | Deja un comentario

La vecina. (serie Asco)

La chica no hace nada. No trabaja, no estudia, no está de voluntariado, no pinta ni escribe ni toca un instrumento ni nada. Vive en el apartamento de al lado. Es mi vecina. Es un poco mayor que yo, está soltera y ella cree que nos llevamos bien solo porqué de vez en cuando le dejo usar mi ordenador y entonces me invita a fumar. El costo que tiene siempre es bueno, y es muy cuidadosa con él. Lo guarda en una cajita de Hello Kitty echa en aluminio. Supongo que ese es nuestro trueque: yo le dejo usar mi ordenador para que mire el internet y ella me da de fumar para que yo surfee por mi cabeza. Siempre tiene la televisión encendida y a veces la radio al mismo tiempo. Siempre hay un programa que quiere ver, alguna cosa que le interesa. Cuando estoy fumado le habló de mis cosas, solo por pasar el rato porqué se que a ella le dan igual. A veces creo que me gustaría follármela. No porqué sea muy atractiva sino porqué siento su cuerpo cerca del mío, reclamándome contacto, pasión, lujuria. Nunca lo he echo y no creo que lo vaya a hacer. Una cosa es prestar el ordenador y la otra prestar el cuerpo. Además seguro que le gustaría y entonces aún se me haría mas difícil quitármela de encima. Creo que ella tienes ganas, que me ha escuchado con otras en mi piso, que las ha escuchado gritar, y que algunas veces ha tenido que ser realmente insoportable para ella, que está toda sola.  Un día hasta picó en la pared cuando ya llevábamos un buen rato y no parábamos. Lástima que fue justo después de que mi chica se corriese y justo en el momento en el que yo iba a venir. Me cortó él rollo. Nunca se lo perdoné, zorra mal follada amargada de mierda. Haber aprovechado para masturbarse en vez de andar jodiendo los polvos de los otros.  Como digo, ella no hace nada. Nunca. Siempre está en la casa. A veces pone la música a todo volumen y canta desafinadamente desafinado. Me toca la moral, y también me cortó mas de un polvo con eso. Al principio le gritaba a través de los muros pero después mi chica numero uno se hizo amiga de ella y de repente empezó a tomar confianzas. Empezaron a hacer cosas juntas. Empezaron por desayunar. Al principio mi chica numero uno iba a buscar los croissants no solo para mi sino también para la vecina, que por pudor tardó un poco de tiempo en aceptarlos. Muy poco tiempo. Una vez superada esta fase mi chica numero uno empezaba a desayunar conmigo y cuando se cansaba o se aburría, digo yo, se iba a hablar con la vecina. De eso pasamos a que desayunaba primero con ella y, cuando yo me despertaba, cansado como estaba por mi trabajo nocturno necesitaba dormir mas que ella, que se pasaba los dias en la cama, entonces desayunaba conmigo. Después ya ni me enteraba si estaba con la vecina desayunando o conmigo. Supongo que lo notó ya que durante un tiempo volvimos a estar como al principio pero un día la vecina llamó a la puerta cuando nos oyó despiertos y como quién dice, con cualquier excusa, se auto invitó. Ahora me corta los desayunos también. Mira que son importantes para mi, me gusta la calma, entrar tranquilamente en el día, despierto, fresco. Pues allí está ella con su hablar en lugares comunes, en la queja constante de cualquier ridiculez que le haya pasado en su vida miserable: peleas con sus amigos y colegas, chismes varios, historias de los vecinos, puro blablaba sin dirección ni virtud, pura charlatanería vacía de alma y de ninguna de las maravillas del ser. Se parece a escuchar la tele, solo que con ella lo único que puedo hacer es cambiar de canal cambiando el tema, o insinuarle con mi indiferencia que ya es hora de que se vaya para su apartamento. Maldito el día que quise ser simpático con ella. Qué cruz de cortesía. Poco pude hacer ya para que esa persona no entrase en mi vida, ya tenía invitación especial casi de categoría V.I.P., y encima vecina! Acepté mi destino, fui lo mas cordial que pude, intenté bromear y portarme bien con ella porqué así podía fumar de vez en cuando. Que error eso dejar que una persona entre en tu vida solo por un tema de fumeteo gratis, lo acabas pagando mas caro y sintiéndote mal, peor si tienes escrúpulos. Así que ella ha estado en casa por momentos. Conseguí que mi chica numero uno y ella  pasasen mas tiempo en su estudio que en el mío (al menos me queda el templo de mi guardilla) y aprovechaba para leer o lo que fuese hasta que un día cuando yo terminé de usar el ordenador se atrevió a preguntarme si se lo prestaba. Yo no supe decir no y se lo presté, solo para evitar una situación delicada. Ella supo que no me gustaba la idea y me puso cara de perro apaleado. No pude mas que sonreír (estúpido) y decirle que anduviese con mucho cuidado. “Te cuidaré tu baby” dijo. Solo porqué no le va su ordenador pues ahora yo ya no tengo una vecina hey-que-tal-como-te-va? no, ahora tengo una compañera de piso. Su puerta casi siempre esta abierta y ella siempre en casa. Ni trabajo, ni estudios, ni novio, ni fiestas, ni arte ni nada. Solo tele, porros, comida y victimismo hacía los demás. El estado le paga el alquiler y la comida la debe conseguir con algunos trapicheos, al igual que los porros. Nunca ha desvelado su fuente de ingresos, pero algo debe hacer. Nunca me atreví a preguntar pero hace poco me enteré que compra cosas y luego las revende a sus colegas, y que con eso se saca unos eurillos por aquí y por allí (le deben comprar las cosas mas por compasión que por necesidad). Tiene una extraña afición por el calzado. Cajas y cajas se apilan alrededor del suelo de su casa, en armarios, debajo la cama, en el diminuto corredor. Dice que así, si le surge una ocasión especial en los que los necesitase ya los tendrá. ¿Pero que situación especial le va a salir estando todo el dia en casa, odiando a sus amigos, despotricando de todos sus conocidos? De vez en cuando tiene visita de algún que otro incondicional o interesado que pasa por la casa, y no creo que en esas ocasiones use unos zapatos especiales para combinar con chandal negro. Hablando con mi chica numero uno dejé bién claro que no me cae muy bien, le dije “no es mala persona pero es un parásito, no hace nada y no me aporta nada. No me gusta la gente así”.  Hay personas que están en una situación cómoda en la que no se tienen que preocupar por muchas cosas, pero que aspiran o envidian a tener mas y entonces se quejan, pero sin hacer nada. Detesto estas actitudes. Uno es maestro de si mismo, y si no te gusta una parte de tu vida siempre hay algo que puedes hacer al respecto. Cualquier cosa es mejor que la queja.  Así que mi chica numero uno sabe como me siento yo y las pocas ganas que tengo de cruzármela, de tener que pasar por la situación comprometida de que me pida que le preste el ordenador. Ya se lo presté una vez y no pasó nada, me lo devolvió en perfecto estado, ¿por que desconfiar ahora, con que excusa negarlo? Me encuentro que cada vez que salimos de la casa ella aparece por la puerta y me pide que le preste el ordenador. Ahora ya no me da de fumar, toma té a veces en casa y como mucho me ofrece Coca-cola o me da dulces o pastelítos industriales, de los que compra a muy buen precio, de oferta. Siempre encuentra algo en oferta que tiene que aprovechar, esta metida a fondo en el consumismo y luego se queja de que no tiene dinero y de que todo es muy caro. Perdedora, llorona, amargada.  Me dan ganas de agarrarla y menearla fuerte diciéndole “¡Pero haz algo! ¡Trabaja en algo, espabila. Y deja de quejarte! “ Y claro, ella lo arregla todo y se justifica diciendo que ella no hace daño a nadie, que si uno quiero algo de ella allí está, que no tiene problemas en compartir. Pero si lo que pasa es que está sola y se muere porqué le hagan un poco de caso. Necesita contar a otra gente lo injusta que es la vida con ella, lo cabrones que son sus colegas que no le quieren hacer mas favores, que ya pasan de ella porqué nadie quiere tener un parásito como amigo, porqué debe estar hartos de que la tipa se pase por sus casa porqué necesita no se qué y al mismo tiempo, todo el rato que esta allí, no pare de quejarse y soltar mierda sobre no se sabe qué o quién. Eso contamina. Eso cansa, eso es algo que uno quiere alejar de su vida, que uno, cuando llega de trabajar en un trabajo de mierda, no quiere que alguien que se pasó todo el día en casa fumando porros le diga que su vida es una mierda, que la sociedad está mal montada, que este o aquel son unos cabrones porqué en algún momento se cansaron de darle sin recibir y ya pasan de ella. Eso es lo que diríamos “Quemar la gente”. Y el no asumirlo es no querer tomar responsabilidades, culpando siempre a los demás de las faltas propias. En momentos así se me viene a la cabeza que seguramente lo que la chica necesite sea un buen polvo, y que tal vez lo este buscando conmigo, porqué se lo veo en los ojos. Un día hasta se maquilló y arregló para llamarme a la puerta para ver que hacía, que si quería ir a un concierto con ella, aunque me confesó que ni ella misma tenía muchas ganas. Salí a la escalera y la animé a ir, a pasárselo bien, le dije que un poco de fiesta va bien para el cuerpo y allí me empezó a soltar excusas el tipo “ya habrá empezado, realmente no me gusta tanto lo que hacen “ y de mientras esperaba a que yo me decidiese a abalanzarme sobre ella, lo vi claro: ella allí apoyada contra la pared, sonriendo, recién maquillada, peinada y toda arreglada, mirando con esos ojos de perro apaleado de los que hablaba antes. Mejor evita problemas pensé, no vale la pena, solo te traerá dolores de cabeza. Su casero pasa a menudo para reclamarle dinero y para recordarle que hace tiempo que está avisada y que se tiene que ir pero la ley la ampara a ella, y hasta que no sea primavera no la pueden echar y ella va a aprovechar hasta el final, y no es que me parezca mal, pero es que cada vez que el casero aparece por allí se enzarzan en discusiones y gritos, y eso violenta. Gritos como los que les suelta a los vecinos cuando su bebé llora durante horas o cuando algún vecino hace una fiesta y no deja a nadie mas dormir y que ella, como no hace fiestas, no puede soportar porqué le impide escuchar su música o ver la tele o lo que sea. Y a mi que me pone nervioso y que soy mas de bajar y hablar con la gente me parece exagerado lo que ella hace porqué termina siendo ella la mas escandalosa y la que despierta a todo el mundo, incluido el bebé de abajo, que vuelve a llorar, y allí ella suelta un “putain” como si todo el mundo de repente estuviese en su contra, joder! Y yo salgo en calzoncillos y le digo con la cara y mi mirada que está bien, que no es para ponerse así, pero mi francés de mierda no me sirve para comunicar nada más así que me meto para dentro, y oigo como ella entra en su casa aún farfullando. Lleva diez años metida en ese cuartucho, quejándose de lo mal que está el inmueble y de lo mala gente que son los vecinos.

Es mi vecina. No hace nada en todo el dia. Se queja por ello. Eso me da asco, creo que es un parasito que chupa y chupa y chupa y solo puede dar excrementos a cambio. No hace mal, no tiene mala fe, solo va succionando los recursos de uno, su energía y su vitalidad hasta que, incluso cuando uno llega eufórico a casa, consigue deprimirlo con su queja eterna (ya vicio) y uno se siente miserable.  Uno diría que es por pura envidia aunque por no tener mala fe me resisto a pensarlo. Mas bien creo que se trata de una postura, cómoda, en la que queriéndolo o no se atrapó, y que ahora, como perro que se muerde la cola, no puede dejar ir aún haciéndose mal creyendo que de verdad tiene algo entre las fauces. Quiero decirle que ya no más, que se acabó, qué eso de ponerme ojitos ya no funciona, pero soy débil y me falta carácter. Estuve mirando pisos y habitaciones, encontré una bastante interesante al lado de La Villete y hemos llegado a un acuerdo. Mañana me mudaré. 

Image

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Zenichi

Words I thought out

of worlds of madnes.

Anger creeping up my bone

like into next man’s

Crazy eyes breaking what

had to be broke.

The sentimental fuge

over classic stuff. like reapeating pattern

Scientist’s and historians along with the faith man

setted Our global understanding of the world,

the human,

                                           The universe,

God

 

Like what else can come to mind in a moment like that.

seeds settled into Bukowski’s minds

Or Yao lin (Po li)

or Djyan bzu

suddenly the river starts to flow and bamboo leaf arise

Call the time

count the time

call time

The dragon dances

like it’s suposed to be

and in his enchanting form

the human dwells

Reaching clarity out of

obsenity

and dignity that becames divine

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

Cuanto tiempo (demasiado tiempo) en blanco

Estoy muy dividido entre lo que soy y lo que fuí. Tanto de ayer y de hoy, mientras en teclas de miles de teclados virtuales uno pretende el simulacro de un texto. Ya no aprenden caligrafía en el colegio, ya no enseñan a escribir con las manos agarrando una pluma o lápiz deslizándose por el papel. Cada uno con su textura, nada que ver con el tacto del cristal en el que deslizamos dedos. El papel no brilla, nos habla mas desde su textura opaca, que convierte la tinta en pensamientos permanentes. En lo electrónico todo es mas fugaz, cómo que se puede perder, ya no en un torrente de lluvia, sino en el mero capricho de un fallo eléctrico. En la misma aleatoria se pierden en ocasiones esos usos del lenguaje.
Hace tanto que no escribo en papel algo como esto. Algo que en estos momentos se está quedando en un archivo, y que, a menos que lo imprima, solo lo veré en el brillo de pixeles. Pienso esto por pensar en como el cambio del mundo me cambia. Aplico ese posible cambio en múltiples personalidades y a ese conjunto que llamamos sociedad. Imagino causas y defectos, posibles resoluciones de ecuaciones, imagino en que nos convertiremos y la verdad es que mi imaginación tiene poco éxito. Esto se debe a la poco predecible que es el futuro, por la capacidad de sorpresa que tiene el ser humano en el baile que hace con la naturaleza. Cómo especie y raza llega un punto en que no podemos buscar patrones. Los podemos intentar clasificar una vez ya han sucedido, dándole motivos, buscándole maneras, “porquéses”, todo muy científico. Inútil si lo que queremos es anticiparnos al cambio, cosa que si logramos se debe mas a la suerte. Cómo con esto que está sucediendo ahora mismo, en mi cuarto, mientras oigo voces en el exterior de algunos que vuelven tarde a casa. Nada me podía asegurar que hallaría un instante de paz y de descarga al interpretar este momento en palabras y hacer el esfuerzo de transportarlas al mundo físico. Logré en este mero ejercicio conseguir un tanto de “parece que mi intuición era la correcta”. Al seguir la llamada y abrir la fuente se ha liberado algo, me he vaciado, y así he dejado entrar algo mas de nuevo, de fresco. Nada de este resultado era seguro y fijaos en que, mas o menos, lo que imaginamos nos lo encontramos tal cual lo habíamos pensado.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

1:12 de un martes de Marzo.

Bajando , downhill, y es que el alcohol es muy malo. Ya me lo dice un amigo mío. Yo ya lo sé. También. Pero me gusta cuando sé controlarlo.

Ayer pasé toda la mañana vomitando ¡malditos calçots y su olor!

Sábado a la noche, en las fiestas, la pillé. No muy gorda pero lo suficiente para que me costase digerir tanto Jack (gorda y fea). Mierda. El cuerpo ya se desacostumbró al fermentado de maíz. La verdad es que la culpa la tengo yo por querer quemarme todo, por ser incapáz de hablarle a la gente, por callarme estas líneas que antes anotaba y anotaba en cuadernitos rojos escondidos en algún bolsillo interior.  La pluma y yo ya no somos amantes. Esto es solo una relfexión pero me basta. París tiene la culpa. Siempre París, ciudad fria y hostíl que me transformó en un arrogante estúpido. Me dejé llevar supongo, me acomodé en dejar fluir su fuerza y a enbriagarme de su narcisismo. Él se ahogó. Yo, me ahogué. ¿Esperan gentes nuevas que reaccione como el típico españolito? Nada saben de mi historia, de la soledad ni del dolor mudo que me produce arcadas nada mas levantarme. La extraño. Estraño la inocencia que la acompañaba, extraño los masajes que me daba, la ilusión de vida que en cada comida se ponía en la mesa: los sueños de un joven extraño al mundo que le rodea.

Vini, vidi, ¿vinci?

Hay veces que libros me arrancan (me encanta esta palabra: ARRANCAR) de mi rutina y de mis pensamientos asesinos. Hay películas, historias, canciones, páginas, que me recuedan otros modos, me recuerdan que maduro, que los ojos no són los mismos, pero que siguén estando allí. ¿Mis ojos? Van cansados cuando pongo distancia entre nosotros. Pido un espacio que me repugna. És mi espacio. Solo mío. En él, vosotros, solo soís pensamientos, ellas solo són pensamientos, recuerdos y deseos,  y los demás solo són demasiados años juntos como para desecharlos.

En la Rue de la Fontaine du Roi, en la  Central Avenue, en la Powell Street, en el metro de Shinjuku. Allí me dí cuenta de que es difícil encontrar alguién que quiera saber de tí genuínamente. Es aquí, en Carrer dels Jocs Florals, que valoro más que nunca poder ser yo sin tener que montar ninguna imagen ni llevar máscara.

Le suicide ce n’est pas une option. Lo tengo super claro. No aún. No en la juventud.

El cambio puede ser… pero debe ser… profundo! Desde la médula! Que saqueé todas las raíces!! Qué vuelva a dar flores de brotes! Que se callen y observen!

Pero sigo, aúnque más aliviado por estas lineas, echando en falta una mano, un beso, un abrazo, la sencillez en ellos, su proximidad, su calor, esas mágicas palabras: “NO pasa nada”.

 

Todo saldrá bién ¿verdad?

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Payaso de Ciudad

esto va a petar
el mundo va a estallar y yo
me dedico a escribir y crear
ritmos versos y maldades
narrando en medio del siglo y del milenio
2012 ejemplares para doce monos,
escuchas lasseñales y deja de tener imaginaciones
hago y digo lo que me sale de los cojones
lo demás, muchas complicaciones. Es cierto. vero, verisimo
me pierdo en el lingo pero
suspendido, suspiro una vez mas para inntentar comunicar lo que
quiero
me pierdo
reencuentro
es un hábito.
Maldíto, y escuchalo, el murmullo allá en lo oscuro del
asfalto vivo
siento un tnago y lo digo,
estoy incómodo y otro
como autista desaparezco, dejar que rime, que lleve viento, que teclas y teclas se queden enpapadas de mis huellas
. Instrumentos son herramientas
lo demás, subidas y bajadas de mareas.
hablo inglés, español catalan y francés
muchos países, muchas leíes… aprendí a fijarme ne todo
y en seguir siendo yo mismo
un payaso paseando por le Sena
voilá! c’ets bien comme ça!
Clar i català.
en mil pedazos cada ciudad!

 

Angelo Corbaccio

250112 1.30

Publicado en Poestrya | Deja un comentario